blog

Vegetarianos y Budismo

Por Matthieu Ricard el 23 de octubre de 2017

Mr4137

No todos los budistas son vegetarianos, y los textos budistas no condenan unánimemente el consumo de carne. Ciertos sutras del Gran Vehículo, el Mahayana, sin embargo, lo hacen inequívocamente. Un ejemplo es el Lankavatara Sutra, que dice: "Para no convertirse en fuente de terror, los bodhisattvas establecidos en benevolencia no deben comer alimentos que contengan carne. . . . La carne es alimento para las bestias salvajes; no es apta para comer. . . . La gente mata animales con fines de lucro e intercambia bienes por la carne. Una persona mata, otra persona compra, ambas tienen culpa".

De manera similar, en el Sutra del Gran Parinirvana, Buda dice: "Comer carne destruye la gran compasión" y aconseja a sus discípulos que eviten el consumo de carne "del mismo modo que evitarían la carne de sus propios hijos". Numerosos maestros tibetanos también condenan el consumo de carne animal.

Cincuenta años después de la muerte del Buda, el emperador Ashoka, que abrazó el budismo y el vegetarianismo al mismo tiempo, promulgó varios edictos pidiendo que los animales fueran tratados con amabilidad. En particular, tenía preceptos grabados en un pilar de piedra que ordenaba a sus súbditos tratar a los animales con amabilidad y prohibir los sacrificios de animales en todo su territorio.
Los budistas chinos y vietnamitas son estrictamente vegetarianos. Muchos tibetanos viven en altiplanos, vastas planicies que no son aptas para nada más que criar rebaños de yaks, cabras u ovejas. Hasta hace poco, renunciar a comer carne en tales condiciones hubiera significado vivir puramente de mantequilla, yogur (en el verano) y tsampa, el plato tradicional tibetano hecho de harina de cebada tostada. Estas condiciones han llevado a los habitantes de estas llanuras, nómadas en su mayor parte, a vivir de sus rebaños. Además, la mayoría de los tibetanos son muy aficionados a la carne.

A pesar de esto, son muy conscientes del aspecto inmoral de su comportamiento e intentan compensarlo matando solo la cantidad de animales estrictamente necesarios para su supervivencia. Exiliados en India y Nepal, cada vez más monasterios tibetanos han dejado de autorizar el uso de carne en las comidas preparadas en sus cocinas.

Para el budista en general, ser vegetariano o vegano (especialmente en los países industrializados) es un medio de manifestar su compasión hacia los animales. En contraste con la visión de los vegetarianos hindúes, para los budistas la carne no es impura en sí misma. En principio, los budistas no encontrarían nada malo en comer la carne de un animal que había muerto por causas naturales.

Más allá de ser simplemente vegetarianos, muchos practicantes budistas han seguido regularmente la práctica de comprar animales marcados para la matanza y luego liberarlos en su hábitat natural o entregárselos a refugios donde fueran bien tratados. Por ejemplo, leemos en la autobiografía del ermitaño tibetano Shabkar (1781-1851) que a lo largo de su vida salvó las vidas de cientos de miles de animales. En Tibet, los animales que son "redimidos" de esta manera terminan sus días en paz con el resto de su rebaño. Esta práctica todavía es actual entre los fieles budistas. En Bhután, donde el budismo es la religión predominante, la caza y la pesca están prohibidas en todo el país.

Extraído de En Defensa de los Animales, para marcar el lanzamiento de la nueva edición de bolsillo. En Defensa de los Animales De Matthieu Ricard, Shambhala Publications