blog

Una Práctica Diaria y Por Que

Por Matthieu Ricard el 08 de octubre de 2018

3z

Este es un extracto de mi libro, “Tres amigos en busca de la sabiduría. Un monje, un filósofo y un psiquiatra reflexionan sobre el oficio de vivir”. * El libro es una discusión entre tres amigos cercanos: yo, el filósofo Alexandre Jollien y el psiquiatra Christophe André.

En este fragmento editado, compartimos nuestros puntos de vista sobre los aspectos prácticos y la importancia de una práctica personal diaria.

Matthieu: ¿Por qué practicar? Porque es la práctica es el complemento indispensable para el estudio y la reflexión. La lectura y escucha atenta nos permiten mejorar nuestro conocimiento. Luego tenemos que reflexionar detenidamente y consultar a las personas que tiene el conocimiento que necesitamos para examinar la validez de las enseñanzas que hemos leído o escuchado. Sin embargo, según el budismo, no debemos detenernos allí porque el paso más importante es el siguiente: la asimilación a través de la práctica de todo lo que hemos aprendido y estudiado, lo que debería traducirse en un cambio en nuestros pensamientos, habla y conducta.
• Lo primero que me gusta recomendar al comenzar una práctica dedicada es dejar de lado actividades que no son constructivas ni para uno mismo ni para los demás. En otras palabras, uno tiene que hacer un poco de limpieza en la vida. Todo, obviamente, depende del objetivo que se establezca.

Alexandre: Todo puede convertirse en una práctica, incluyendo, y quizás especialmente, las cosas que nos hacen tropezar. Aquí hay algunas pautas que me gustaría recomendar que me sirven día a día:

• Lo primero que hago por la mañana es dedicar el día a los demás, y especialmente a los más indefensos, y a los que están sufriendo. Debemos recordar constantemente que no estamos practicando para mimar nuestros egos, sino para convertirnos en personas dedicadas a amar y aliviar el dolor de los demás.

• La segunda práctica que recomiendo consiste en “soltar”: mil veces al día, dejando que las ansiedades, miedos y emociones pasen como abejas zumbando a nuestro alrededor.

Christophe: comienzo mi día con un período de atención, al menos de diez o quince minutos, sentado y tratando de enfocar mi mente en estar presente en el momento, en la vida, ya que es segundo a segundo. Pero a medida que mi día continúa, hago un esfuerzo por tener más pequeños momentos de contemplación para recordar que lo que estoy haciendo no es solo para mi pan y mantequilla, algo mecánico, una obligación, sino una elección.

• Otra práctica, que es importante para mucha gente en nuestra sociedad actual, es permanecer centrado y luchar contra la dispersión. Intento mirar mis correos electrónicos, mis mensajes de texto y hacer mis llamadas telefónicas solo a ciertas horas fijas, generalmente tres veces al día. El resto del tiempo, trato de no involucrarme en el teléfono o el ordenador, de lo contrario es una pérdida considerable de energía y la atención se dispersa.

• Otra práctica que hago con bastante regularidad consiste en dejar un tiempo abierto, tiempo que no es para tareas ni obligaciones. Tómate este tiempo para tener espacios abiertos donde puedas respirar o responder a temas inesperados. O pasear durante una hora en el bosque, lo cual intento hacer todos los días.

Matthieu: Por último, creo que es necesario darse cuenta del valor del tiempo. Si constantemente postergamos hacer lo esencial hasta mañana, este tipo de dudas bien podrían acompañarnos hasta nuestro final. El momento adecuado para comenzar es ahora.

*Tres amigos en busca de la sabiduría. Un monje, un filósofo y un psiquiatra reflexionan sobre el oficio de vivir.
Tres amigos en busca de la sabiduría es la traducción al castellano del libro más vendido, Trois amis en quête de sagesse.

Sobre los otros autores:

Alexandre Jollien es un filósofo y escritor que pasó 17 años en un hogar para discapacitados físicos. Sus libros incluyen En alabanza de debilidad. Él vive en Suiza. Para más información, visite www.alexandre-jollien.ch

Christophe André es un psiquiatra especializado en la psicología de las emociones. Sus libros incluyen Imperfecto, Gratis y Feliz y Meditación, Día tras día. Christophe André vive en Francia. Para más información, visite www.christopheandre.com