blog

Un combate en todos los frentes

Por Matthieu Ricard el 19 de enero de 2015

En mi humilde caso, el falso proceso de la indecencia es de hecho incongruente puesto que Karuna-Shechen, la organización humanitaria que yo fundé, cura 120 000 pacientes por año y 25 000 niños estudian en las escuelas que hemos construido. Trabajar para evitar sufrimientos enormes a los animales no disminuye en lo más mínimo mi determinación para remediar la miseria humana. El sufrimiento inútil debe acecharse donde quiera que se encuentre y sea cual sea. El combate debe y puede ser llevado a cabo en todos los frentes.

El hecho de preocuparse por la situación de las otras 1,6 millones especies que habitan el planeta no es ni irrealista, ni indecente, puesto que la mayor parte del tiempo, no es necesario escoger entre el bienestar del ser humano y el de los animales. Vivimos en un mundo que es esencialmente interdependiente, en el que la situación de cada ser está íntimamente ligada a aquella de los demás. No se trata entonces de preocuparse únicamente por los animales, pero de preocuparse también por ellos. En realidad, perderemos o ganaremos juntos, puesto que el consumo excesivo de carne en los países ricos, debido a la cría intensiva, fomenta el hambre en el mundo. Esta constituye igualmente la segunda causa de emisión de gases de efecto invernadero (después de la construcción y antes de los transportes) y como si fuera poco, además es nociva para la salud humana.

Al preocuparnos por la masacre masiva de animales - 60 miles de millones de animales terrestres (7 millones cada hora) y 1 000 miles de millones de animales marinos (115 millones cada hora) - no nos olvidamos de la situación de la gente en Siria, simplemente manifestamos nuestra benevolencia.