blog

The Fear Factor, desde psicópatas hasta altruistas extraordinarios

Por Matthieu Ricard el 15 de enero de 2018

Gennet And Harold Day We Met 2

No se alarme con el título del nuevo libro de Abigail Marsh, The Fear Factor. No tiene nada que ver con líderes populistas que exacerban el miedo en la población para ganar elecciones, ni intenta hacer creer que la violencia está aumentando en todo el mundo (ya que ha disminuido constantemente a lo largo de los siglos, como lo muestran Steven Pinker y otros). Este libro trata sobre lo que fomenta el egoísmo extremo o el altruismo extraordinario. Mientras hacía investigación para mi libro Altruismo, leí más de cien libros y mil artículos científicos. Desearía que este hubiera salido, ¡porque es demasiado bueno! Algunas de las piezas del rompecabezas eran conocidas, pero ahora, encaja perfectamente.

Piensa en esto: los psicópatas, los campeones inigualables del egoísmo insensible, se vuelven prácticamente ciegos al miedo. A pesar de que son buenos para reconocer otras emociones en los rostros de las personas, como ira, alegría e incluso dolor, se sienten perdidos cuando se les pide que describan el miedo y se desenvuelven muy mal cuando intentan ponerles nombre a expresiones de miedo. Uno de los psicópatas, estando bajo presión, finalmente dijo: "No sé cómo se llama esa expresión. Pero sé que así es como se ven las personas justo antes de apuñalarlas ". Una niña de trece años con tendencias psicopáticas respondió a Abigail Marsh a una pregunta sobre el miedo con el siguiente comentario:" ¡Nada me asusta! #NADA."

¿Cómo se puede explicar esto? La investigación de Abigail Marsh y otros neurocientíficos ha revelado que los cerebros de los psicópatas están marcados por una disfunción en una estructura llamada amígdala, que es responsable de las funciones sociales y emocionales esenciales. En los psicópatas, la amígdala no solo responde a imágenes de personas que experimentan miedo, sino que puede ser hasta un 20 por ciento más pequeña que la media.

Abigail Marsh se preguntó sobre de las personas que se encuentran en el otro extremo del espectro: altruistas extremos, personas llenas de compasión que se ofrecen voluntariamente, por ejemplo, para donar uno de sus riñones a un extraño. La respuesta es notable: los altruistas extremos sobrepasan a todos en la detección de expresiones de miedo en los demás. Todo esto mientras hacen cosas que todos considerarían muy valientes. Desde este descubrimiento inicial, varios estudios han confirmado que la capacidad de etiquetar el miedo de los demás predice el altruismo mejor que el género, el estado de ánimo o cómo las personas compasivas dicen serlo. Además de eso, Abigail Marsh descubrió que la amígdala derecha de los altruistas extremos es físicamente más grande que la media, en aproximadamente un ocho por ciento. La importancia de este resultado se mantuvo incluso después de controlar algo bastante inesperado, que era que los cerebros de los altruistas eran más grandes en general que los cerebros del grupo de control.

Entonces, ¿por qué miedo? Las respuestas de la amígdala a expresiones temerosas no parecen representar una respuesta a una amenaza o un peligro, sino más bien a una forma de empatía profunda y atávica. Otra conexión notable hecha por Abigail Marsh ayuda a comprender mejor este proceso. Cuando las personas, especialmente las madres, ven la cara de un bebé (o entran en contacto físico con una persona querida), desencadena la liberación en el cerebro de un péptido llamado oxitocina que hace que uno se preocupe por los demás, especialmente por las personas cercanas a nosotros. La oxitocina se expresa particularmente en la amígdala y podría ser un instrumento para transformar el deseo de alejarse del miedo y la angustia detectados en los demás en el deseo de cuidar de ellos.

Entonces, ¿qué tienen que ver las caras de bebé con el miedo? De todas las expresiones que un ser humano puede hacer, la que más se asemeja a la cara de un bebé es el miedo. Los ojos temerosos son amplios y grandes, como los ojos de un bebé. Las cejas temibles son altas y tienen un ángulo hacia arriba, mientras que la boca es redondeada y baja y la mandíbula es pequeña y retrasada. Por lo tanto, parece que cuando se ve a alguien con miedo, en personas altruistas puede tener la misma reacción que alguien que ve a un bebé en problemas, lo que genera el impulso de cuidar y proteger.

La liberación de oxitocina parece ser el catalizador del aumento de la empatía y el cuidado. Aunque la tecnología actual no permite medir directamente la liberación de oxitocina en el cerebro de los humanos, las investigaciones han demostrado que administrar oxitocina a las personas a través de un aerosol nasal no solo aumenta el cuidado y la confianza, sino también la precisión de las personas para reconocer el miedo. Abigail Marsh hizo, por lo tanto, la fascinante hipótesis de que los altruistas no solo tienen una extraña capacidad para reconocer el miedo, sino que el sistema que libera Oxitocina en su cerebro es altamente sensible y desencadena el impulso de cuidar a la persona que experimenta miedo.

Abigail Marsh confirmó que los altruistas extremos son personas que extienden ampliamente el círculo de su consideración por los demás. Mucha gente estaría dispuesta a donar un riñón para salvar a su madre o un pariente cercano. Cuando se le preguntó por qué harían esto, la respuesta habitual es: "Porque ella es mi madre". Uno de los donantes de riñón explica: "De acuerdo, lo harías por tu madre". ¿Qué hay de tu hermana o tu hermano? ¿Qué hay de tu mejor amigo? "Luego extiende el círculo más allá, desafiándonos:" ¿Qué pasa si alguien va a morir la próxima semana y eres la única persona que puede salvarlo? "Para este altruista, "porque alguien se va a morir" es una explicación tan obvia como "porque ella es mi madre" es para el resto.

Otra característica conmovedora que Abigail Marsh notó en extraordinarios altruistas fue su inquebrantable humildad, que se manifestó como una firme resistencia a todos los esfuerzos para elevarlos con elogios y etiquetas como "héroe". Samuel y Pearl Oliner observaron una humildad similar, así como por Kristen Monroe al entrevistar a los rescatistas que arriesgaron sus vidas para salvar a los judíos de ser enviados a campos de exterminio por los nazis. El impulso de ayudar a los demás era como una "segunda naturaleza" y no tenía nada de sacrificado, respondieron con total conformidad y fidelidad a sí mismos.

Ahora hagamos una pausa por un momento: también sabemos por la investigación científica en el campo de la neuroplasticidad, que cualquier forma de entrenamiento conduce a una reconfiguración en el cerebro, tanto a nivel funcional como estructural. Durante los últimos veinte años, un creciente cuerpo de investigación, como el realizado por Richard Davidson y sus colegas de la Universidad de Madison, Wisconsin, ha demostrado que, al entrenar la mente, a través de varias técnicas de meditación se puede mejorar la capacidad de altruismo y compasión. La investigación de Abigail Marsh sugiere que el entrenamiento específico para reconocer mejor el miedo y el sufrimiento en los demás podría mejorar la propensión de uno hacia el comportamiento altruista.

Del mismo modo que hace calor cuando uno enciende un fuego, el verdadero altruismo va de la mano con una profunda satisfacción personal. El altruismo auténtico no requiere que sufras por ayudar a otros y no pierda su autenticidad si va acompañado de un sentimiento de profunda satisfacción. Además, la noción de sacrificio es relativa: lo que parece un sacrificio para algunos se experimenta como una realización profunda para otros. Esto también significa que comprometerse con el altruismo se refuerza: la gratificación en la que incurre hace que sea más probable que se repita.

En esta era actual, uno de nuestros principales desafíos consiste en conciliar las demandas de la economía, la búsqueda de la felicidad y el respeto por el medio ambiente. Estos imperativos corresponden a tres escalas de tiempo: corto, medio y largo plazo. Tener más consideración por los demás es el único concepto unificador que nos permite encontrar nuestro camino en este laberinto de preocupaciones complejas y trabajar juntos para construir un mundo mejor. Por lo tanto, el altruismo no debe ser relegado al reino del noble pensamiento utópico. Debemos tener la perspicacia para reconocer esto y la audacia de decir que el altruismo no es un lujo, sino una necesidad.

The Fear Factor se lee como un thriller: es entretenido, fácil de leer y, página tras página, arroja algo de luz sobre dos de los rasgos más fundamentales de los seres humanos: el egoísmo extremo y el altruismo extremo.

Notas

Abigail A. Marsh, Sarah A. Stoycos, Kristin M. Brethel-Haurwitz, Paul Robinson, John W. VanMeter, and Elise M. Cardinale, “Neural and Cognitive Characteristics of Extraordinary Altruists,” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 111, no. 42 (2014): 15036–15041.

1 Oliner, S. P., & Oliner, P. M. (1988). The Altruistic Personality: Rescuers of Jews in Nazi Europe. Macmillan. Monroe, K. R. (1996). The Heart of Altruism: Perceptions of a Common Humanity. Princeton University Press.

1 Lutz, A., Brefczynski-Lewis, J., Johnstone, T., & Davidson, R. J. (2008). Regulation of the neural circuitry of emotion by compassion meditation: effects of meditative expertise. PLoS One, 3(3), e1897.