blog

Notas sobre la creatividad

Por Matthieu Ricard el 10 de septiembre de 2009

El proceso creativo
Para que se desarrolle la creatividad, la mente necesita liberarse del pensamiento automático y habitual que nunca rompe sus esquemas. Debe permanecer en un estado de apertura, lucidez, flexibilidad, claridad y sabiduría. Esto le permitirá dejar de superponer sus propias proyecciones a la realidad.

De este estado de libertad puede surgir una nueva forma de ver las cosas, tanto si buscamos respuestas como si no. Por ejemplo, cuando intentamos resolver un problema de matemáticas o desarrollar una nueva interpretación de la realidad, el problema o la cuestión nos sigue rondando por la mente. Si, en vez de esforzarnos por descubrir las posibles soluciones con nuestra mente discursiva, permanecemos en un estado receptivo, este puede permitir que surja una percepción inesperada. Esta percepción puede corresponder a un descubrimiento científico, una creación artística o a nuevas formas de enfrentarse a los problemas de la vida.

Las dificultades de la creatividad

A menudo exploramos los rincones remotos de nuestro acostumbrado paisaje mental con la esperanza de encontrar algo que no se haya dicho ni hecho nunca. De este proceso no surge nada especialmente original, ni aporta nada al individuo ni a la humanidad. En vez de hacer eso, podemos intentar permanecer en un estado de libertad interior que nos proporcione el espacio necesario para ver las cosas de otra forma.

Creatividad y transformación interna

Una mente que permanece en un estado de apertura lúcida puede alcanzar también una mayor comprensión de su propia naturaleza. Nos puede dar la oportunidad de descubrir si el ‟yo” existe realmente o no. Una investigación tan íntima nos ayuda a ver el mundo bajo una luz totalmente nueva.

Si conseguimos salvar las distancias entre la apariencia y la verdadera naturaleza de las cosas, nos habremos liberado de la ignorancia fundamental y, en consecuencia, de las causas del sufrimiento.  En la búsqueda de la felicidad, la verdadera creatividad consistiría en eso.

Del mismo modo, también es creativo traspasar la barrera de la estrecha burbuja del egocentrismo y dejar que nuestra mente se expanda hacia la bondad y la compasión incondicionales.

Creatividad en la educación

En el campo de la educación, la creatividad consiste en desprendernos de las teorías arraigadas y ver las cosas con una perspectiva nueva, planteándonos preguntas básicas como: «¿Qué esperamos realmente de la educación?» La educación debería producir seres humanos buenos, pero parece que este no es el principal objetivo para la mayoría de los sistemas educativos.

La creatividad en la educación consistiría en concebir nuevas formas útiles de lograr este objetivo. Este objetivo puede requerir dar un gran paso hacia la educación en valores humanos, para ayudar verdaderamente a los niños a desarrollar la conciencia plena, el amor altruista y la tolerancia y, de esta forma, crear una sociedad más bondadosa.