blog

"No olvides ser feliz"

Por Matthieu Ricard el 10 de febrero de 2014

In Y no olvides ser feliz (Don't Forget To Be Happy) (recién publicado en francés bajo el título de Et n'oubliez pas d'être heureux , Christophe André nos brinda nuevamente un tesoro de inspiración y sabiduría basado profundamente en la experiencia de la vida diaria y en la ciencia auténtica.

Christophe tiene mucho cuidado de no prometernos la luna, ya que el Dalai Lama dijo una vez que uno de los problemas de la vida moderna es que la gente quiere que el fruto del camino del despertar sea ‟fácil, rápido y, si es posible, barato”; pero él apunta un dedo de sabiduría hacia la luna del logro al que muchos de nosotros aspiramos.

Hasta la década de 1980, solo unos cuantos investigadores se habían concentrado en cómo desarrollar los aspectos positivos de nuestro temperamento. Los análisis de los resúmenes psicológicos de los libros y artículos publicados sobre psicología desde 1887 encuentran 136,728 títulos que se refieren al enojo a la ansiedad o a la depresión, ¡pero solo 9,510 que se refieren a la alegría, a la satisfacción o a la felicidad!

Obviamente es importante tratar los problemas psicológicos que limitan o hasta paralizan las vidas de las personas. Sin embargo, como lo explica Christophe André en su libro, la felicidad no es la mera ausencia de infelicidad: "La psicología clásica busca mayormente "arreglar" lo que está mal en la mente de los pacientes, pero también debemos ayudar a que los pacientes desarrollen habilidades que los hagan ser más felices”. Estas habilidades que se necesitan, no solo para ayudar a que las personas se sientan mejor. Es bien sabido que la felicidad es una herramienta excelente para prevenir el desarrollo de enfermedades mentales o sus recaídas.

La felicidad no es simplemente ‟el silencio de la desgracia”, citando al novelista francés Jules Renard. En 1969, el psicólogo Norman Bradburn demostró que los afectos agradables y desagradables no solo representaban opuestos, sino que también se derivaban de mecanismos diferentes y debían estudiarse por separado. La simple eliminación de la tristeza y la ansiedad no es una garantía automática de alegría y felicidad. La supresión del dolor no necesariamente lleva al placer. Por lo tanto, resulta necesario no solo liberarse de las emociones negativas, sino también de desarrollar emociones positivas.

Tal postura armoniza con la aseveración budista de que no basta simplemente con abstenerse de dañar a otros (la eliminación de la malicia); esta abstención debe aumentarse por medio de un decidido esfuerzo para ayudarles (el desarrollo e implementación del altruismo).

De acuerdo con Barbara Fredrickson, de la Universidad de Michigan, uno de los fundadores de la psicología positiva, las emociones positivas amplían la variedad de pensamientos y de acciones que vienen a la mente, incluida la alegría, el interés, el contento y el amor.

La psicología positiva, como la representa la nueva generación de investigadores, se dedica a estudiar y a impulsar el aumento de las emociones positivas y las mentes saludables que nos permitan ser mejores seres humanos a la vez que obtenemos mayor felicidad.

Christophe André enfatiza que no deberíamos subestimar a la psicología positiva al suponer que solo ofrece recomendaciones vagas, como ‟¡Mira el lado bueno de la vida!” o que solo anima a la gente a ‟pensar positivamente”. La psicología positiva es el estudio de lo que funciona bien en una mente humana saludable, y busca reforzar las emociones positivas que nos permiten ser mejores seres humanos y obtener más alegría de la vida. Nos puede ayudar a que avancemos de un estado patológico a un estado considerado como ‟normal”, y de un estado normal a un estado óptimo.

De acuerdo con varios investigadores, desarrollar pensamientos positivos es una indiscutible ventaja evolutiva. Nos ayuda a ampliar nuestro universo intelectual y afectivo, así como a abrirnos a ideas y experiencias nuevas. A diferencia de la depresión, que a menudo nos lleva a caer en pícada, las emociones positivas crean una espiral de ascenso ‟al generar resiliencia e influencia sobre las maneras que las personas emplean para lidiar con la adversidad.”

Para ayudar de esta manera, no basta con simplemente buscar algunos momentos mágicos, sino que debemos perseverar en la comprensión de las condiciones internas del bienestar y practicarlas, hora tras hora, día tras día, para desarrollar un modo más efectivo de lidiar con nuestros pensamientos y emociones. Como lo escribió Christophe André, ‟es una convicción, una ciencia y una práctica”.

Se convierte en una convicción cuando reconocemos su mérito a través de nuestra propia experiencia ; es una ciencia, porque involucra algo de disciplina y no viene simplemente por hacer cualquier cosa que se nos ocurra; y tampoco llega simplemente por desearlo. Sin reconocer la importancia de la práctica, uno puede caer en la trampa del aprendiz de músico que reclamó: ‟Tomé el violín y froté el arco sobre las cuerdas. No solo no salió nada bello de eso, sino que hizo un ruido horrible ¡Los violines no son buenos! "

La psicología positiva no nos garantiza una vida de color de rosa sin sufrimiento, pero ciertamente puede ayudarnos a materializar lo mejor de nosotros mismos.

André, C. (2014). Et n'oublie pas d'être heureux . Odile Jacob.

Lee también: Fredrickson, B. (2001). Positivismo: Revolucionaria investigación revela cómo aceptar la fuerza escondida de las emociones positivas, superar la negatividad y desarrollarse (Positivity: Groundbreaking Research Reveals How to Embrace the Hidden Strength of Positive Emotions, Overcome Negativity, and Thrive) . Arquetipo de corona [pasta dura]. Arquetipo de corona.