blog

Meditar con los grandes maestros

Por Matthieu Ricard el 17 de diciembre de 2014

Como lo constata Catherine Barry en su última obra Méditer avec les grands maîtres («Meditar con los grandes maestros»), la meditación ha entrado en las costumbres occidentales. Debe alcanzarse todavía la justa medida de lo que representa la meditación, es decir, un conjunto de conocimientos y técnicas cuyo uso diario permite entrenar el espíritu. Para establecer su introducción a la meditación sobre bases auténticas, Catherine Barry propone prácticas y enseñanzas a partir de las principales tradiciones contemplativas de Asia, tal como han sido transmitidas por los grandes maestros budistas, taoístas, hinduistas y confucionistas.
Como explica Catherine, «meditar significa asociar los conocimientos y las prácticas específicas con el objetivo de trabajar cotidianamente en diversos aspectos de la mente para obtener una paz interior, una serenidad, una estabilidad, que no dependen de ninguna circunstancia o condición».
No hay que infravalorar el poder que tiene el espíritu de creer en mundos de alegría o de sufrimiento. Catherine destaca a Swami Prajnanpad, el maestro de Arnaud Desjardins, que explica: «Todo ocurre en el Espíritu. Es él, su manera de discernir las cosas, el que crea el mundo en el que vivís. Vives en un mundo que te pertenece».
Nuestro espíritu puede ser nuestro mejor amigo, aunque también nuestro peor enemigo. Depende de nosotros comprenderlo mejor y de superar los venenos mentales (el odio, la codicia, la arrogancia, los celos y la falta de discernimiento) que causan nuestros sufrimientos y los que provocamos a otros.
Catherine Barry, Méditer avec les grands maîtres (Meditar con los grandes maestros), Presse du Châtelet, 2014.