blog

¿Liderazgo femenino para un mundo más altruista?

Por Matthieu Ricard el 03 de marzo de 2021

Educ.Child 22

Una superviviente de Hiroshima dijo hace unos años que todos los países deberían estar dirigidos por una mujer con niños pequeños. El ejemplo de Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda, quien dio un brillante ejemplo de altruismo durante los atentados de Auckland y la pandemia de Covid-19, mientras daba a luz a un niño durante su primer mandato, es un maravilloso ejemplo de "hacer la compasión importante otra vez "en el gobierno. Para Vjosa Osman, Doctora en Ciencias Forenses y primera mujer presidenta de la Asamblea de Kosovo, la pandemia Covid-19 demostró un fuerte liderazgo de las mujeres en términos de claridad, empatía y sólidas habilidades de comunicación en la toma de decisiones y la formulación de políticas: "Cuando las mujeres se mantienen altas a nivel político y estatal, contribuyen a la adopción de políticas más equilibradas, sensibles al género, respetuosas con el medio ambiente y con visión de futuro". (1)

Yo mismo conocí a una ex embajadora de Estados Unidos que dijo que había sido invitada a asistir a una negociación entre altos funcionarios de varios estados africanos sobre un problema (no recuerdo exactamente cuál). Cuando fue invitada a asistir, concluyó preguntando: "¿Cómo es que no hay mujeres en la mesa de negociaciones? Alguien respondió: "Porque están haciendo concesiones". "¡Bingo!", Les dijo, "Eso es lo que más necesitan!"

La lucha por el acceso de las mujeres a los puestos de liderazgo debe estar, por tanto, en el centro del cambio en nuestras empresas y modelos organizativos. No se trata solo de reclamar la legítima igualdad, sino de entender que sin la presencia de las mujeres estas organizaciones se están privando de bienes valiosos. A menudo he escuchado al Dalai Lama proclamar que es un feminista comprometido. Explica su razonamiento de la siguiente manera: "Las tribus nómadas de cazadores-recolectores eran sociedades igualitarias no gobernadas por jefes. Luego vino la era de la agricultura sedentaria y el comienzo de la acumulación de riqueza. Surgieron los alborotadores y se hizo necesario llamar a los jefes para mantener el orden. Siendo la fuerza física esencial a este respecto, se estableció el dominio masculino. Luego vino la era de la educación, la inteligencia y la razón, todas áreas en las que mujeres y hombres son iguales. Aunque todavía queda mucho por hacer, al menos ahora hemos entrado en la era de la igualdad entre hombres y mujeres".

"Si queremos prepararnos para el futuro, parece que la cualidad suprema, la que más necesita la sociedad, es el altruismo, la voluntad de cuidar a los demás y preocuparse por su destino. Las mujeres están naturalmente más dispuestas al cuidado y la compasión. Probablemente esto se deba en un principio al instinto maternal que las empuja a estar atentos al niño que depende de ella, a preguntarle si está sufriendo, si tiene sed, a estar más inclinado que los hombres a prodigar afecto y compasión. Ante la necesidad de propiciar el desarrollo de una sociedad más altruista, parece deseable, por tanto, entrar en lo sucesivo en la "edad de la mujer", por lo que por mi parte me considero "feminista".

Cuando el Dalai Lama señaló este punto en la Conferencia de la Paz de Vancouver de 2009, a la que asistieron cuatro mujeres ganadoras del Premio Nobel de la Paz, Mary Robinson, la primera presidenta de Irlanda y ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, comentó: "Si me llamo feminista, no sorprende a nadie. Pero si el Dalai Lama se llama a sí mismo feminista, ¡eso es lo que realmente llama la atención de la gente!». El Dalai Lama agrega con frecuencia que si resulta que llegará el momento en que las mujeres ejercerán una mayor influencia en la sociedad, el próximo Dalai Lama no solo podría ser una mujer, sino que debería serlo.

Igualmente, Mary-Ann Mason, ex decana de la Universidad de Berkeley y esposa de mi amigo el psicólogo Paul Ekman, solía decirme medio en broma, medio en serio: "Las mujeres que afirman sólo la igualdad con los hombres, están singularmente desprovistas de ambición.

El sistema patriarcal está muy extendido en empresas e instituciones piramidales, lo que genera, entre otras cosas, una subrepresentación de mujeres en puestos de responsabilidad y poder. Peter Guy Northouse, profesor emérito de la Universidad de Michigan, define el liderazgo como "el proceso mediante el cual un individuo influye en un grupo de individuos para lograr un objetivo organizacional". (2)

La esencia de un líder radica en su influencia, es decir, en su capacidad para transmitir valores al mayor número de personas. Estas nociones de valor e influencia nos llaman a elegir y determinar qué queremos ser, la estructura que queremos encarnar, pero también a decidir qué transmitiremos y dejaremos a las generaciones futuras. ¿Cuáles son nuestras intenciones? ¿Para perpetuar estereotipos sexistas que convierten los cursos de vida de las mujeres en verdaderos laberintos (3) y que construyen una falsa imagen de masculinidad que muchas veces es fuente de desequilibrio en la sociedad? ¿O elegimos evolucionar colectivamente?

Frédéric Laloux trabajó durante varios años en una gran empresa y salió de ella profundamente insatisfecho. En su notable libro Reinventar las Organizaciones (4) señala que en muchas empresas solo se valora la parte masculina, es decir, determinación, racionalidad, rigidez. En cuanto a lo femenino, está escondido, velado, abandonado. Este rechazo al ducare, a la consideración de los demás, a la cooperación, a la sensibilidad empática, a nuestra vulnerabilidad, conduce a un desequilibrio emocional que muchas veces conduce al agotamiento.

Un estudio realizado utilizando el Cuestionario de Liderazgo Ético (ELQ) con 398 administradores escolares en Quebec y Ontario ha ayudado a discernir mejor las dimensiones y la sensibilidad éticas de estos líderes. Al final de esta investigación, los resultados confirman que las tres dimensiones éticas a conocer, la ética de la crítica, la ética de la justicia y la ética del cuidado, son observables tanto en mujeres como en hombres. Sin embargo, la presencia de sensibilidad ética es más marcada en las mujeres. (5)

Cualquiera que sea nuestra afiliación biológica, todos somos el juguete de diversas emociones. Todos tememos el sufrimiento y aspiramos a la felicidad. Las normas masculinas que rigen la gestión actual subestiman la importancia de las emociones (aunque intervienen en todas nuestras decisiones), y no tienen suficientemente en cuenta motivaciones distintas al interés propio, es decir, el altruismo y la solidaridad. Como señala el economista Denis Snower, "es muy importante escuchar la voz del cuidado, junto con la voz de la razón" (6). La voz de la solicitud es necesaria. Se basa en una interpretación diferente de la naturaleza humana y permite la inclusión natural en los negocios y la economía, como lo hacemos en nuestra propia vida, de la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar del otro, la compasión por los que sufren, y altruismo que incluye todas estas cualidades. Junto con la voz de la razón, la voz del cariño puede cambiar fundamentalmente nuestra voluntad de contribuir a la riqueza común.

La búsqueda de la formación ética y la inclusión de mujeres en puestos de responsabilidad es una necesidad real. Esta conciencia de la complementariedad de lo femenino y masculino a nivel individual, así como a nivel de la sociedad y las instituciones públicas y privadas nos permitiría considerar las situaciones desde una perspectiva más abierta, para desarrollar nuestro potencial interior pero también para integrar colectivamente un El equilibrio social es crucial para nuestro futuro.

Karuna-Shechen, la organización humanitaria que fundamos hace veinte años, está tomando medidas concretas en Asia para apoyar a las mujeres y ofrecerles oportunidades de liderazgo. Para más información (en inglés) >>> https://karuna-shechen.org/news/women-leaders-of-change/

Notas

[1] Why is women’s leadership not in the headlines / Take Five: “Women leaders around the world have demonstrated successful management of the pandemic”
[2] Peter Guy Northouse, Leadership theory and practice
[3] Women and Leadership (francés)
[4] Laloux, Frédéric. Reinventing organizations : a guide to creating organizations inspired by the next stage of human consciouness. Diateino, 2014.
[5] Leadership and Gender : neither Pink nor Blue, but rather Purple
[6] Dennis Snower, opening speech at the Global Economic Symposium (GES), 2004.