blog

La verdad última según el budismo

Por Matthieu Ricard el 02 de enero de 2019

Mr3822b

Este enorme edificio es únicamente hecho con piedras planas grabadas con mantras y oraciones. Provincia de Myniak, Tibet oriental.

Durante una enseñanza a la que asistí en Nepal impartida por Dzongsar Khyentse Rinpoche, nos recordó que todas las enseñanzas de Buda se dieron para que nos pudiéramos dar cuenta de la verdad definitiva, por etapas. Si nos limitamos solo a la verdad convencional o relativa, nuestra comprensión seguirá siendo estrecha.

Se dice que las experiencias meditativas son fugaces, como la niebla de la mañana, mientras que la realización última es inmutable como el cielo. Es un punto de no retorno.

Todo el camino budista está dedicado a tal entrenamiento. A través de los "cinco caminos" y las "diez etapas del Bodhisattva", el camino budista busca eliminar primero el velo creado por los estados mentales aflictivos (odio, deseo, falta de discernimiento, orgullo y celos, y muchos más), y luego El velo cognitivo, más sutil y difícil de quitar, que enmascara la verdadera naturaleza de los fenómenos. Cuando estos dos velos han sido levantados, alcanzamos la Budeidad.

La realización última está más allá de las palabras y los conceptos ordinarios. Y, sin embargo, esto no significa "extinción" en la nada, como algunos dicen. Lo que se extingue para siempre es la ignorancia, incluidos todos los sufrimientos resultantes que surgen de ella. De hecho, la Budeidad se manifestará de maneras infinitas por el bien de los seres.

En consecuencia, aferrarse a la idea de una entidad individual ya no existe. Esto no significa que un "individuo" que existió hasta ahora desaparecería. Lo que desaparece es el concepto erróneo que nos hizo pensar que había una entidad personal, un "yo", un "ego", "atman", o un "alma", en el corazón de la corriente mental. Ignorancia: aquí hablamos de un malentendido de la verdadera naturaleza de las cosas, no solo de la falta de información, también desaparece, dejando espacio para el conocimiento, la Gnosis o la sabiduría, que percibe la realidad tal como es, impermanente, interdependiente, carente de existencia desde su propio lado. La consciencia permanece, pero ya no es una consciencia cubierta por la confusión; es un conocimiento con respecto a la verdadera naturaleza de todas las cosas, libre de las distorsiones creadas por la mente.

Desde el punto de vista de la verdad absoluta, las categorías de lo correcto y lo incorrecto desaparecen. ¡Pero cuidado! Esto de ninguna manera significa que, en el nivel de la verdad relativa, es aceptable comportarse de cualquier manera. Muy por el contrario. Se dice que cuanto más amplia y superior sea nuestra comprensión de la verdad absoluta, más debemos prestar atención a las leyes de causa y efecto. La mente de un sabio que alcanza la Iluminación nunca perderá de vista la verdad absoluta, pero al mismo tiempo, puede ver con perfecta claridad la forma en que los seres, que están bajo el dominio de la ignorancia, desean la felicidad mientras le dan la espalda, y temen el sufrimiento mientras corren hacia él. El sabio podrá ver claramente qué se debe hacer o evitar para disipar el sufrimiento y sus causas. Como dice un refrán, "Aunque nuestra opinión puede ser tan vasta como el cielo, nuestro juicio con respecto a las leyes de causa y efecto debería ser tan fino como la harina". Es inconcebible que un sabio tenga siquiera el más mínimo pensamiento, diga la palabra más simple, o realice la acción más sencilla que pueda dañar a otro. Si esto fuera así, tal sabiduría no tendría sentido.

Primero debemos deshacernos de los venenos mentales más tóxicos, el odio en particular, y luego, a medida que avanzamos en el camino, disolvemos los velos cada vez más sutiles que son creados por nuestro apego al "yo" y la dualidad.

Obviamente, no nos deshacemos del amor altruista, la compasión, la paz interior y otras cualidades similares, sino principalmente de la ignorancia. Cuando separas las nubes que han cubierto el sol durante tanto tiempo, llegas a comprender que siempre estaba brillando detrás de las nubes. Y así, es una cuestión de darse cuenta de la verdad, y no de quitarle nada que lo disminuya de alguna manera.
No se pueden encontrar seres plenamente realizados en cada esquina, pero de hecho hay bastantes personas que se están abriendo camino en este camino de transformación. No se trata de todo ni de nada. Cada paso es liberador y nos lleva hacia la sabiduría.

El camino espiritual no consiste en caminar mil millas en un desierto ardiente para finalmente llegar a un oasis donde puedes nadar en un lago parecido a una ambrosía con hadas que te traen una toalla de seda fina cuando sales del agua. A medida que nuestros oscurecimientos se vuelven cada vez más transparentes, a medida que nos condicionamos cada vez menos por nuestras tendencias habituales, las causas del sufrimiento disminuirán y nuestra sabiduría se profundizará.