blog

La fotografía

Por Matthieu Ricard el 06 de septiembre de 2017

Blog Photo 3

En la ocasión de la publicación de mi primer libro de fotos, Viaje a la Iluminación (ahora reimpreso como El Espíritu del Tíbet, Aperture, Nueva York), Henri Cartier-Bresson me envió muy amablemente esta nota.

"La cámara de Matthieu y su vida espiritual son una, y desde esta primavera estas imágenes fugaces y eternas". Henri-Cartier Bresson 12 de noviembre de 1995

Para mí, la fotografía es un himno a la belleza. Comencé a fotografiar cuando tenía quince años, con mi amigo André Fatras, un fotógrafo de animales, aventurero y amante de la naturaleza.

En 1967, viajé a Darjeeling en India para conocer a mi primer maestro espiritual. Después de su muerte en 1975, pasé doce años con Dilgo Khyentse Rinpoche, quien era el arquetipo del maestro espiritual, y viajé con él a Bhután, India, Nepal y Tíbet. A lo largo de los años, he tomado fotografías de mis maestros y del mundo que los rodea. Mi principal aspiración era compartir la increíble belleza, fuerza y profundidad de su mundo. He fotografiado principalmente en Bhután, India, Tíbet, Nepal y Tailandia.

Según las enseñanzas budistas, la naturaleza búdica está presente en todo ser viviente y el estado natural de la mente, cuando no es mal interpretado por el poder de los pensamientos negativos, es la perfección. Se cree que las cualidades positivas, como un buen corazón, reflejan el verdadero y básico tejido de los seres humanos. En fotografía, mi esperanza es mostrar la belleza de la naturaleza humana.

Incluso durante un sufrimiento intenso puede haber dignidad y belleza, incluso ante la destrucción y la persecución puede haber esperanza. Esto es particularmente cierto para el Tíbet y su gente, quienes han logrado retener su alegría, fortaleza interior y confianza mientras están siendo sometidos a un genocidio humano y cultural. Para mí, es esencial inspirar esperanza y confianza, ya que es lo que más nos falta y más necesitamos. Quizás no haga una fotografía en meses. Luego viene el día en que la gente, los lugares y la luz surgen de una manera tan hermosa que no puedo resistir hacer una imagen de ella con el deseo de compartirla con los demás.

He intentado abrir una puerta a un mundo antiguo y a la vez relevante en nuestros tiempos; y proporcionar una visión desde el interior de la vida de un maestro budista tibetano y una cultura única que, a pesar de los trastornos en su patria, todavía sobrevive en toda su autenticidad.

Extractos de una entrevista con el Sunday Telegraph

ST: Lo que me llama la atención – la atención todos, estoy seguro - es la profundidad de alegría y felicidad grabada en las caras de estas fotografías. Me pregunto si tiene alguna idea acerca de cómo esto refleja su práctica y creencias budistas.

MR: De hecho, el principal poder de inspiración de los retratos es que estos maestros, ermitaños y yoguis son ejemplos vivientes de lo que enseñan. El mensajero se ha convertido en el mensaje. Lo que muestran exteriormente es lo que son por dentro, sin contradicciones. El hecho de que percibamos esto es reconfortante e inspirador. El contentamiento y la felicidad reflejados en sus caras expresan un profundo sentido de serenidad y satisfacción que surge de una mente excepcionalmente saludable.

ST: Y también acerca de la relación entre la naturaleza y la espiritualidad - ¿es posible sentir algo distinto a lo espiritual cuando se enfrenta a la imponente belleza natural representada en estas imágenes?

MR: Es sin duda una experiencia increíble estar en muchos de esos lugares en el Tíbet. La intensa profundidad del silencio, la inmensidad del paisaje, el azul profundo del cielo, el aire crujiente ... es tal que cuando uno simplemente se sienta allí, siente que nunca quiere irse, sino permanecer en esa profunda y limpia armonía entre el medio ambiente y su propia mente serena. Es incluso una experiencia más sorprendente estar en presencia de seres cuyos corazones están completamente llenos de altruismo y sabiduría, y tratar de fusionar tu mente con las suyas.

Por lo tanto, los paisajes y los retratos pueden conducirte de una comprensión de la belleza exterior a la de la belleza interior del despertar espiritual y las cualidades humanas ilimitadas que acompañan ese despertar, como el calor y la luz de los rayos que acompañan naturalmente al sol.