blog

La educación como herramienta para el bien

Por Matthieu Ricard el 30 de septiembre de 2019

Educ

Como animal social, a pesar de que tenemos el potencial de cometer atrocidades, en general tenemos, desde pequeños, una gran propensión a la cooperación y al comportamiento altruista. La investigación muestra que incluso desde la edad de un año, cuando los niños recién comienzan a aprender a caminar y hablar, ya muestran espontáneamente un comportamiento de ayuda mutua y cooperación que los adultos no les han enseñado. Esta cualidad intrínseca ofrece a las personas la capacidad de contribuir positivamente a la sociedad y al mundo. También debemos reconocer y alentar la "banalidad de la bondad", el hecho de que la mayoría de las veces, la mayoría de los siete mil millones de seres humanos en la Tierra se comportan decentemente el uno con el otro.

Para alcanzar su potencial de benevolencia, las personas deben tener la oportunidad de desarrollar su capacidad de hacer el bien. Como dice David Brooks en su artículo del New York Times, El poder del altruismo: "Cuando construimos disciplinas académicas e instituciones sociales sobre suposiciones de egoísmo, nos estamos perdiendo las motivaciones que impulsan a las personas la mayor parte del tiempo". En lugar de enseñar competencia y alentar el éxito, necesitamos enseñar a las personas a desarrollar su potencial para el altruismo. Como dice Brooks, "es hora de construir instituciones que aprovechen el anhelo natural de las personas de hacer el bien".

En el campo de la educación, debemos deshacernos de las teorías arraigadas y mirar con ojos nuevos, haciendo preguntas básicas como: "¿Qué esperamos realmente de la educación?". La educación no solo debe capacitar a las personas para resolver problemas y agudizar su inteligencia, sino, lo más importante, ser buenos seres humanos. La educación de calidad implica idear nuevas formas hábiles para lograr ese objetivo. Esto requiere un impulso para enseñar valores humanos fundamentales que sean aceptados por todos y practicar la conciencia de uno mismo, los demás y la naturaleza. ¿Quién podría estar en contra de la bondad, la amistad, la confianza, la honestidad, la generosidad, la compasión, la autenticidad y otras cualidades similares? La educación no puede ser neutral de todos modos, ya que los niños seguramente adquirirán algunos valores por sí mismos. Entonces, ¿por qué no ayudarlos a fomentar un comportamiento pro-social en lugar de abandonarlos a la influencia de los videojuegos violentos, la codicia y el consumismo salvaje? Si los inspiramos a desarrollar el amor altruista y a participar en la cooperación, es más probable que fomentemos una sociedad más compasiva, abierta y tolerante.

Los beneficios de enseñar a las personas a desarrollar su bien intrínseco no se limitan a los niños. Ayudar a las personas a desarrollar cualidades internas también beneficia a los miembros marginados y marginales de la sociedad. Las mujeres tienen un gran potencial para contribuir positivamente, sin embargo, enfrentan muchos desafíos que impactan su potencial. A pesar de que ha disminuido con los años, la violencia doméstica contra las mujeres sigue siendo desenfrenada en muchos países, al igual que el matrimonio infantil que es muy perjudicial para la salud, la educación y el bienestar de las mujeres. Por el contrario, se ha informado una disminución significativa de la mortalidad infantil entre las madres que se beneficiaron incluso de un año de educación. Uno de los muchos otros desafíos que enfrentan las mujeres contemporáneas es asumir la responsabilidad de la educación de sus hijos sola, privándose de una educación y una vida profesional, especialmente en las zonas rurales.

Su Santidad el Dalai Lama dice: "Las mujeres juegan un papel crucial en el desarrollo de la sensibilidad humana, la compasión y la no violencia que a menudo faltan en el mundo de hoy". Para promover una sociedad más justa y altruista debemos ayudar a las mujeres a realizar su potencial mediante el acceso a educación, formación y oportunidades económicas que rompan el ciclo de la pobreza. Cuando las mujeres alcanzan su potencial, encuentran satisfacción personal, desarrollan su autoestima y se convierten en agentes de cambio a nivel familiar, comunitario y social.

A nivel comunitario, enseñar a las personas a seguir su tendencia natural hacia la reciprocidad y el servicio da como resultado una mayor cooperación y eficacia. En una sociedad cooperativa, las personas confían unas en otras y están dispuestas a dedicar tiempo y recursos a los demás, manteniendo así relaciones armoniosas a través del ciclo virtuoso de solidaridad y reciprocidad. "Lo único que redimirá a la humanidad es la cooperación", dijo el filósofo y matemático Bertrand Russell.

Ahora más que nunca, dado que el cambio climático y los problemas relacionados se han convertido en el principal desafío para el siglo XXI, necesitamos cooperar a escala mundial y mostrar consideración por las generaciones futuras y por las otras 8 millones de especies que son nuestros conciudadanos en este mundo. Necesitamos adoptar un enfoque progresivo de la vida y comportarnos de manera que ofrezcan un futuro mejor para todos. La educación puede desempeñar un papel fundamental al enseñar cooperación, compasión y equipar a las personas para que persigan su potencial. Al enseñar a las personas a desarrollar sus cualidades intrínsecamente buenas, todos nos beneficiamos. Como dijo Aristófanes: "La educación es encender una llama, no llenar una vasija". Que esta llama sea la de la cooperación y la compasión.

Aprende cómo Karuna-Shechen usa la educación como una herramienta para el bien

Haz una donación a Karuna-Shechen