blog

¿Hace falta ser budista para meditar?

Por Matthieu Ricard el 30 de noviembre de 2009

Meditación significa esencialmente entrenar la mente. La meditación tiene como propósito desarrollar cualidades tales como el amor benevolente y la atención, así como comprender correctamente la realidad. A lo largo de 2.500 años, los budistas han empleado la meditación para eliminar la ignorancia y las toxinas mentales, es decir, emociones destructivas que son las principales causas del sufrimiento.

Seguir el camino budista nos permite utilizar por completo el conocimiento y la experiencia adquirida por aquellos que, como el Buda, han despertado del sueño de la ignorancia Así y todo, el conocimiento proveniente de la ciencia contemplativa, que es precisamente la esencia del Budismo, es valioso para toda la gente de cualquier religión o cultura sin excepción. Todos tenemos una mente, todos somos víctimas de diferentes emociones y todos pasamos por numerosas formas de sufrimiento.

El entrenamiento nos permite transformar la mente, superar emociones destructivas y disipar el sufrimiento. Los profundos y numerosos métodos que ha desarrollado el Budismo en el transcurso de los siglos pueden ser empleados y adoptados por cualquiera. Lo que hace falta es entusiasmo y perseverancia. La meditación posee valor universal: sería una gran pena desdeñar la posibilidad de transformar nuestra mente.