blog

Estrés y ansiedad

Por Matthieu Ricard el 08 de septiembre de 2019

Mr539 Lm

El estrés es una respuesta natural que agrupa todas nuestras energías para hacer frente a una emergencia, como, por ejemplo, huir de un elefante que carga. Sin embargo, si pasas todo el día pensando que te está cargando un elefante, es muy malo para tu salud. El estrés crónico debilita el sistema inmunitario, daña las neuronas cerebrales, genera niveles inusualmente altos de cortisol en la sangre, y así sucesivamente.

En nuestra vida diaria, el estrés puede ser provocado por un evento específico, una situación recurrente o la forma en que experimentamos el mundo. Su fuente es nuestra dificultad para lidiar o aceptar situaciones y sucesos. El estrés es un concentrado de esperanzas y miedos que invaden nuestra conciencia.

Un número creciente de estudios científicos demuestran que practicar meditación mindfulness durante 20 minutos al día durante un período de 8 semanas reduce significativamente el estrés, la ansiedad, la ira y la tendencia a la depresión.

Consejo # 1: Elimina tus preocupaciones.
Si hay una solución, entonces no hay necesidad de preocuparse. Si no hay solución, no tiene sentido preocuparse.

Consejo # 2: Una cosa a la vez.
Si tienes muchas cosas que hacer, haz una detrás de otra. De esta manera trabajarás más rápido y mejor. Estudios recientes realizados en la Universidad de Stanford revelaron que la multitarea en realidad reduce la capacidad de concentración de las personas e incluso ralentiza la capacidad de cambiar entre varias tareas. Los multitarea realizan peor todas las tareas que los no-multitarea en todas las tereas de atención que se han estudiado. En otras palabras, tardamos más tiempo haciendo multitarea y logramos peores resultados.

Consejo # 3: un poco de meditación.
Si te sientes atrapado por la ansiedad, haz una pausa momentánea y simplemente trata de ser consciente de esta ansiedad. A medida que "examines" su ansiedad con el ojo de la atención plena, perderá su potencia. ¿Por qué? Porque la parte de tu mente que es consciente de la ansiedad no es ansiosa en sí misma. Es simplemente consciente. A medida que se expande la atención plena, la ansiedad que te molesta se desvanecerá gradualmente y dará paso a una renovada paz interior.