blog

¡Este año encontramos en el Tibet nuestra "niña Karuna"!

Por Matthieu Ricard el 09 de septiembre de 2013

Mr1491 Db 6431 Gb   Mr3768b

En 2005 visitamos un área del Este del Tibet para supervisar el progreso de nuestros proyectos Karuna-Shechen allí y buscando nuevas formas de ayudar.

Mientras visitaba una de nuestras pequeñas clínicas, entré por casualidad en una cocina oscura con mi cámara. En un rincón oscuro cerca del fogón había una niña pequeña cuya sonrisa y mirada directa sin ningún rasgo de timidez iluminaban la habitación.

Inmediatamente hice una única foto antes de que ella siguiera comiendo su «tsampa» (harina de cebada tostada). Unos pocos minutos después la vi otra vez con su tío, uno de los doctores en la clínica que le estaba tomando el pulso. Otra vez encantado por su actitud ingeniosa y la apertura que compartía con su tío, los fotografié juntos.

Su sonrisa abierta y la total falta de afectación son muy típicas de los tibetanos de la región. Su imagen me recuerda la razón por la que trabajamos en el Tibet y nuestra misión para llevar educación y salud a la gente del Tibet y, especialmente,a las niñas. Sentimos que ella podía ser el símbolo de nuestro trabajo. Y así se convirtió en la imagen de la portada de nuestro Informe Anual 2009 y la imagen principal para nuestro sitio web y actividades.

Este verano quisimos reunirnos con ella otra vez y agradecerle por habernos ayudado así que le pedí a su tío que la localizara. No sabíamos que para vernos ella tuvo que caminar por un día y medio desde los pastos de gran altitud del área nómade donde ella estaba pasando el verano con sus padres.

Ella tiene ahora trece años. Su nombre es Druk-kar Tsho. En el idioma tibetano druk-kar ("seis estrellas") es el nombre poético que recibe una turquesa muy bella y especial y taso significa océano. Así que su nombre podría traducirse como "Océano turquesa bello". Ocho años después ella tenia la misma forma de ser natural y amable de la niña pequeña que conocimos en 2005.

Le agradecimos por ser la embajadora sonriente de nuestro trabajo humanitario y le contamos que su imagen había sido vista por mucha gente en todo el mundo. Naturalmente esto le pareció poco real y le dio poca importancia a la idea.

Ahora nos mantendremos en contacto con su familia y averiguaremos como podemos ayudarla más. En particular, nos gustaría poder darle una educación y al mismo tiempo intentar no alterar su vida con familia nómada. Estamos agradecidos con ella por prestarnos su hermosa sonrisa como símbolo para tantos niños necesitados en los Himalayas.

Para las actividades humanitarias llevadas a cabo por Karuna-Shechen, véase la sección de nuestro sitio web dedicado a ellas: http://www.karuna-shechen.org/en/projects/