blog

El Vagabundo Iluminado, La Vida y Enseñanzas de Patrul Rimpoché - Parte 5: Patrul es Enseñado Sus Propias Enseñanzas

Por Matthieu Ricard el 08 de abril de 2019

Mr3994b

Patrul había decidido ir a Kathok y ganar méritos circundando las estupas en el Kathok Kumbum (las Cien mil imágenes de Kathok). Unas cuantas personas se dieron cuenta de este nómada en estado lamentable que se detenía en cada estupa, metía la cabeza adentro y decía algunas palabras. A parte de eso, no había nada extraño más en él.

Cuando llegó allí la primera vez, Patrul se quedó con un viejo lama de Gyarong. El lama le preguntó de dónde era y Patrul le dijo que era de Dzachukha. Dijo que estaba peregrinando en el Kumbum para recibir las bendiciones de este lugar sagrado.

“¿Has tenido alguna enseñanza de Dharma?”, Preguntó el viejo lama Gyarong a Patrul.

Patrul respondió: "No mucho. He recibido El Camino del Bodhisattva y algunas otras enseñanzas, pero eso es todo".
Su anfitrión le dijo: “Pareces atento a la virtud. Como has venido desde tan lejos debes ser un practicante diligente. Si tuviera que enseñarte algo de Dharma, ¿te interesaría?

"¡A-ho!", Dijo Patrul, "¡Por supuesto, me interesaría! ¿Quién no necesita el Dharma?

“Hay una enseñanza llamada Kunzang Lamai Shelung —Las Palabras de Mi Maestro Perfecto— a cargo de la gran Dza Patrul Rimpoché”, dijo el viejo lama. “Este maravilloso texto explica las prácticas preliminares y es muy conocido aquí; Sin duda te ayudará mucho. De lo contrario, si haces oraciones y circunvalas las estupas sin la actitud y comprensión correctas, todo el esfuerzo no te servirá de mucho".

“¡A-dzi!” Exclamó Patrul. “En verdad, necesito saber estas enseñanzas. ¡Por favor, ten la amabilidad de concedérmelas!

Así que, día tras día y capítulo tras capítulo, el viejo lama Gyarong enseñó a Patrul el Kunzang Lamai Shelung. De vez en cuando, Patrul aparentemente ingenuo y analfabeto planteaba preguntas bastante profundas sobre el significado del texto. El lama se quedó perplejo al escuchar a esta persona simple haciendo comentarios tan incisivos.

Cuando el viejo lama ya estaba a medio camino de enseñar el texto, Patrul se mudó de la casa del Gyarong lama y se quedó al lado con una anciana. Todos los días, por la mañana, Patrul salía y rodeaba las estupas. Todos los días, después del mediodía, iba al lugar del lama Gyarong para recibir enseñanzas; todas las noches, al anochecer, regresaba a la casa de la anciana.

Mientras ella preparaba el té por la noche, la anciana, que había oído hablar de Patrul Rinpoche y se dedicaba a él, podía oírse haciendo fervientes oraciones de súplica, diciendo: «¡Piensa en mí, Patrul Rinpoche! ¡Estoy en tus manos!

Una noche, Patrul le dijo a su anfitriona: “¡Madre anciana, hay muchos seres sublimes en todo el Tíbet! Aquí mismo en Kathok, han aparecido muchos lamas realizados en el pasado; muchos altos lamas viven aquí ahora. ¿Por qué sigues suplicando a este Patrul? ¿Es especialmente venerable o algo así? "La anciana respondió:" ¡Oh, sí! No hay nadie más santo que él en estos días. Muchas personas en Kathok siguen sus enseñanzas sobre las prácticas preliminares. Incluso yo he escuchado esas enseñanzas”.

Movida por la fe, juntó las manos en un gesto de respeto. Pero eso no detuvo al travieso Patrul.
“Si me preguntas”, continuó provocativamente, “¡Creo que este Patrul tuyo tiene una reputación inflada! ¡Probablemente sea solo otro de esos viejos lamas nómadas, sin nada especialmente grandioso o precioso sobre él! "

"¡Qué mente tan mala tienes!", regañó la devota anciana. "¿Cómo puedes tener pensamientos tan pervertidos acerca de Patrul Rimpoché llamándolo "simplemente otro lama nómada ordinario"? ¡Simplemente te falta el buen karma para verlo como el Buda en persona!
Patrul no dijo nada más.

No mucho después, algunos peregrinos de Dzachukha llegaron a Kathok para rodear las estupas y vieron a un lama nómada en mal estado que también giraba alrededor de las estupas. Siendo sus compatriotas los peregrinos reconocieron inmediatamente a Patrul exclamando con deleite 

“¡Abu! ¡Abu está aquí! ” Todos comenzaron a inclinarse ante él en reverencia.

Patrul no estaba contento con esto en absoluto.
Regañó a los peregrinos de Dzachukha, diciendo: "Hasta ahora podía vivir aquí tranquilamente acumulando algo de mérito". Ahora, sin ninguna necesidad has empezado a decir: "¡Patrul está aquí! ¡Patrul está aquí!" "¡Eso puede poner fin a mi tranquilidad!"

Exactamente como lo había predicho en poco tiempo se extendió el rumor sobre Kathok de que el gran Patrul Rimpoché había llegado, aunque nadie podía decir con certeza dónde se encontraba realmente.

Cuando Patrul llegó a la casa del viejo lama para recibir sus enseñanzas de la tarde, como de costumbre, el lama le dijo con entusiasmo: “¡Hey! ¡Todo el mundo está diciendo que Patrul Rimpoché está aquí! ¡Patrul Rimpoché ha venido, en persona!

Patrul no mostró emoción ante esta noticia.

Ese día, al atardecer, como de costumbre, Patrul regresó a la casa de la anciana. Ella también le dijo con entusiasmo: “¡Patrul Rimpoché está aquí! ¿te lo puedes creer?"

"¡No es necesario que te pongas nerviosa!", Se burló Patrul. "¿Qué tiene de especial este Patrul Rimpoché? Él es sólo un lama nómada ordinario. ¡Estarías mucho mejor suplicando a los grandes lamas de Kathok! "
La anciana se molestó de nuevo, casi al punto de querer darle una bofetada a Patrul. Ella lo reprendió con brusquedad, diciendo: "Tú, miserable criatura, ¿cómo te atreves a decir esas cosas? Incluso si Patrul Rimpoché, el Buda en persona, llegara directamente a tu puerta, ¡no sentirías ninguna devoción! ¡Lo descartarías como un "viejo lama nómada"! ¡Qué miserable!

Patrul no dijo nada.

No mucho después de esto, Patrul fue finalmente localizado. Los dos altos lamas de Kathok, Drime Shinkyong y Kathok Situ, lo invitaron formalmente a enseñar El Camino del Bodhisattva en el Monasterio Kathok.

La devota anciana escuchó esta noticia y se alegró muchísimo de que al fin se encontraría con el santo a quien había dirigido durante tanto tiempo sus oraciones de súplica.

A la mañana siguiente, el gong sonó para convocar a todos a las enseñanzas. Patrul salió de la casa de la anciana a la hora habitual de la mañana.

La anciana se apresuró hacia el monasterio. Allí, sentado en el trono de la enseñanza, vio al pobre lama nómada a quien le había dado hospitalidad durante algún tiempo.

Abrumada de vergüenza, comenzó a postrarse a los pies de Patrul, gritando: "¡Qué mal karma he acumulado! ¡Te he estado regañando, y casi te doy una bofetada antes! ¡Probablemente renaceré en el infierno! ¡Por favor acepta mi confesión! ¡Haré lo que me digas que haga para purificar mis malos actos! "

"No hay nada de malo", le aseguró amablemente Patrul, “y no es necesario que confieses nada. No te preocupes, tienes una mente pura. Un buen corazón es la raíz de todo dharma. De hecho, es la misma esencia del Camino del Bodhisattva, que estoy enseñando ahora. Eso es todo lo que necesita cualquiera persona".

Patrul comenzó a enseñar y, mientras lo hacía, el viejo Gyarong lama también se dio cuenta de que su muy fiel alumno, el pobre nómada al que había estado explicando “Las palabras de Mi Maestro Perfecto”, día tras día y capítulo tras capítulo, era nada menos que su autor, el propio Patrul Rimpoché.

El pobre lama se sintió tan avergonzado que, sin decir palabra, se fue de la noche a la mañana a su nativo Gyalmo Rong antes de que Patrul o cualquier otra persona pudiera detenerlo.

Esta historia es de la biografía del famoso ermitaño y maestro espiritual Patrul Rinpoche, traducido del tibetano y publicado como The Enlightened Vagabond, y traducido por Matthieu Ricard. El libro incluye extractos de dos biografías escritas por sus discípulos directos y más de cien anécdotas recopiladas de la tradición oral, así como algunas enseñanzas escritas por este notable maestro del siglo XIX.

The Enlightened Vagabond: The Life and Teachings of Patrul Rinpoche, Publicaciones Shambhala.