blog

El Cambio Climático: La Audacia del Altruismo (parte 2)

Por Matthieu Ricard el 08 de agosto de 2017

Mr8 Hb G

Impacto de la Era del Antropoceno


Para muchos de nosotros la noción de "simplicidad" evoca una privación, un estrechamiento de nuestras posibilidades y un empobrecimiento de la existencia. La experiencia demuestra, sin embargo, que una simplicidad voluntaria no implica de ninguna manera una disminución de la felicidad, sino que, por el contrario, trae consigo una mejor calidad de vida. ¿Es más agradable pasar un día con tus hijos o amigos, en casa, en un parque o fuera en la naturaleza, o pasarlo trotando de tienda en tienda? ¿Es más agradable disfrutar de la satisfacción de una mente satisfecha o querer constantemente más - un coche más caro, ropa de marca o una casa más lujosa?

El psicólogo estadounidense Tim Kasser, autor de The High Price of Materialism (2003, MIT Press) y sus colegas de la Universidad de Rochester, han remarcado el alto coste que tienen los valores materialistas. Gracias a estudios de más de veinte años con una muestra representativa de la población han demostrado que los individuos que concentran su existencia en la riqueza, la imagen, el estatus social y otros valores materialistas y extrínsecos promovidos por la sociedad de consumo están menos satisfechos con su existencia. Concentrados en sí mismos, prefieren la competencia a la cooperación, contribuyen menos al interés general y no se preocupan por las cuestiones ecológicas. Sus lazos sociales se debilitan y, si cuentan muchas relaciones, tienen pocos amigos de verdad. Muestran menos empatía y compasión por los que sufren y tienden a usar a otros para sus propios objetivos. Paradójicamente, están en peor estado de salud que el resto de la población. El consumismo excesivo está estrechamente vinculado al egocentrismo extremo.


Además, los países ricos que más se benefician de la explotación de los recursos naturales, no quieren reducir su nivel de vida. Pero son las naciones las principales responsables de los cambios climáticos y otros tormentos (por ejemplo, el aumento de enfermedades relacionadas con el cambio climático como la malaria que se está extendiendo a nuevas regiones o a altitudes más elevadas, con aumentos mínimos de temperatura) que afectan a las poblaciones más pobres, precisamente los que menos han contribuido a estos trastornos climáticos. Un afgano produce dos mil quinientos veces menos CO2 que un qatarí y mil veces menos que un americano. Sobre el creciente nivel de los océanos, el magnate estadounidense Stephen Forbes declaró en Fox News: "Cambiar lo que hacemos porque algo va a suceder en cien años es, diría yo, profundamente raro". ¿No es esta realmente una declaración absurda? El responsable de la compañía de carne más grande de los Estados Unidos es aún más cínico abiertamente: "Lo que importa", dice, "vendemos nuestra carne. Lo que sucederá en cincuenta años no es asunto nuestro.”


Pero todo nos concierne, así como nuestros hijos, los cercanos a nosotros y nuestros descendientes, junto con todos los seres humanos y animales, ahora y en el futuro. Concentrar nuestros esfuerzos exclusivamente en nosotros mismos y en nuestros familiares, a corto plazo, es una las manifestaciones del egocentrismo más lamentables.


El individualismo, en sus buenos aspectos, puede fomentar un espíritu de iniciativa, creatividad, ir más allá de las normas y de los dogmas anticuados y restrictivos, pero también puede degenerar rápidamente en un egoísmo irresponsable y en un narcisismo desenfrenado, en detrimento del bienestar de todos. El egoísmo es el núcleo de la mayoría de los problemas que enfrentamos hoy: la creciente brecha entre ricos y pobres, la actitud de "todos por uno mismo", que sólo está aumentando, y la indiferencia por las generaciones venideras.


La Necesidad del Altruismo


Necesitamos un hilo de Ariadna que nos permita encontrar nuestro camino en este laberinto de preocupaciones serias y complejas. El altruismo es este hilo que nos permitirá conectar, de una manera natural, las tres escalas de tiempo - corto, medio y largo plazo - conciliando sus demandas. Debemos tener la perspicacia para reconocer esto y la audacia para comentarlo.