blog

El budismo siempre condena la violencia, sin excepción

Por Matthieu Ricard el 18 de diciembre de 2017

Mr Fig2 Créditos de la foto: Sébastien SORIANO/Le Figaro

Esta limpieza étnica es aún más sorprendente ya que fue perpetrada por un país budista que debería estar siguiendo los principios de la no-violencia. Como el Dalai Lama ha dicho en repetidas ocasiones: "No hay justificación en el budismo para usar la violencia para alcanzar ningún objetivo". Recientemente habló sobre la situación en Birmania: "Buda definitivamente habría ayudado a esos pobres musulmanes". En una carta, instó a Aung San Suu Kyi a encontrar una solución pacífica a la crisis Rohingya: "Como compañero budista y laureado Nobel, les pido una vez más a ustedes y a sus colegas que encuentren una solución duradera y humana para este purulento problema".

El budismo es inequívoco en su condena de la violencia. No hay una sola oración en sus escrituras canónicas que pueda interpretarse como un estímulo para infligir daño a otros. El budismo no hace diferencia entre matar en tiempos de paz y en tiempos de guerra. No hay guerras "justas" ni guerras "sagradas". Tampoco hay equivalente a exigir ojo por ojo, y sus enseñanzas evitan toda forma de venganza, ya sea personal o legal, como la pena de muerte. Tampoco fomenta el proselitismo. El budismo no tiene vocación para convertir personas ni pacíficamente ni por la fuerza. El Dalai Lama a menudo dice que no viene a países occidentales para hacer uno o dos budistas más, sino para compartir su experiencia y promover los valores humanos básicos.

Cuando un budista pone su confianza en las Tres Joyas: el Buda, el Dharma (las enseñanzas de Buda) y la Sangha (la comunidad de practicantes), se compromete a renunciar a cualquier acción dañina contra otro ser sintiente. Los generales de Myanmar pueden decir que son budistas, pero al perseguir a los Rohingyas (como lo han hecho con otros grupos étnicos en el pasado), están en flagrante contradicción con las enseñanzas del Buda.

A raíz de las atrocidades perpetradas en Myanmar, la gente usa el término "monjes asesinos", ¡lo cual es una contradicción en los términos! Desde el momento en que un monje mata a alguien o incita a una tercera persona a matar a alguien, inmediatamente es desposeído de sus votos monásticos, para siempre. Wirathu y sus cómplices son, por lo tanto, en el mejor de los casos, ex monjes que no deben usar las túnicas de azafrán. El hecho de que llaman a los Rohingyas "parásitos" y "plagas" nos recuerda precedentes siniestros. Este tipo de lenguaje tiene como objetivo deshumanizar grupos de personas consideradas indeseables y se ha utilizado sistemáticamente en persecuciones y masacres masivas a lo largo de la historia.

Podemos preguntarnos por qué, hasta ahora, Aung San Suu Kyi ha emitido solo endebles declaraciones que dicen que el gobierno debe "cuidar de todos los que están en nuestro país, sean o no nuestros ciudadanos". ¿declaraciones que no han ayudado a frenar la violencia? La situación es indudablemente compleja en Rakhine, una provincia costera aislada por una cadena montañosa del resto de Myanmar. Musulmanes se han establecido en Rakhine en pequeños números desde el siglo XVII.

En la década de 1950, decenas de miles de granjeros musulmanes bengalíes, llamados Rohingyas, vinieron de lo que ahora se ha convertido en Bangladesh para asentarse en la menos poblada Rakhine. A menudo se apropiaron de tierras agrícolas, se casaron por la fuerza con mujeres Rakhine y cometieron su parte de atrocidades. De una población de aproximadamente 50,000 personas en la década de 1950, la población Rohingya ha crecido hasta alcanzar un millón (antes del reciente éxodo) en una población de solo 3.1 millones en Rakhine.

Como señaló Jacques Leider, especialista en esta región y miembro de la Escuela Francesa de Extremo Oriente, los musulmanes "no tenían como objetivo la integración en la sociedad de Rakhine, sino que querían defender su carácter separado. Nunca disminuyó la tensión ya que los musulmanes y los budistas permanecieron divididos tanto cultural como políticamente ". Durante años, los generales que gobiernan Myanmar los han perseguido, junto con otros grupos étnicos como los Karen y los Mong.

Aung San Suu Kyi llegó recientemente al poder, pero los generales siguen siendo muy poderosos y mantienen un puesto clave en el gobierno y el parlamento. Si ella desea continuar liderando a su país en el frágil camino hacia la democracia, no puede permitirse el lujo de alejar a los generales y la opinión pública que nunca ha aceptado lo que consideran una colonización de las poblaciones bengalíes.
Pero está claro que al hacerlo, sacrifica no solo los valores budistas básicos, sino también el coraje, la integridad y los valores morales que le valieron el Premio Nobel de la Paz. Independientemente que seamos budistas, cristianos, musulmanes o ateos, nuestra primera labor es convertirnos en un ser humano mejor y vivir en paz con quienes nos rodean. Se trata de mejorar la bondad, no el odio.

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web del diario francés Le Figaro el 30 de noviembre de 2017.