blog

El altruismo como el hilo de Ariadna de una economía más humana

Por Matthieu Ricard el 19 de mayo de 2020

Mr1134 D3737 G

En esta era actual nos enfrentamos a muchos desafíos. Uno de nuestros principales problemas consiste en conciliar las demandas de la economía, la búsqueda de la felicidad y el respeto por el medio ambiente. Estos imperativos corresponden a tres escalas de tiempo —a corto, medio y largo plazo— en las que se superponen tres tipos de intereses: el nuestro, los intereses de los que están cerca de nosotros y los de todos los seres sensibles.

La economía y las finanzas están evolucionando a un ritmo cada vez más rápido. Los mercados bursátiles se disparan y se desploman de un día para otro y la crisis de Covid-19 que estamos experimentando es otra ilustración desafortunada de esto. ¡Ningún inversor está dispuesto a colocar su dinero en bonos del tesoro canjeables en cincuenta años! Aquellos que viven con facilidad a menudo son reacios a alterar su estilo de vida por el bien de los menos afortunados y por el beneficio de las generaciones venideras, mientras que los que viven en necesidad no solo aspiran a más riqueza, sino también a entrar en una sociedad de consumo que alienta a adquirir no sólo lo que se necesita para vivir una vida decente, sino para seguir persiguiendo cosas superfluas.

El egoísmo está en el corazón de la mayoría de los problemas a los que nos enfrentamos hoy: la creciente brecha entre ricos y pobres, la actitud de "todo el mundo por sí mismo", que sólo está aumentando, y la indiferencia sobre las generaciones venideras. Los rápidos cambios que se han producido desde 1950 han definido una nueva era para nuestro planeta, el Antropoceno (literalmente la "era de los humanos"). Esta es la primera era en la historia del mundo en la que las actividades humanas están modificando profundamente (y en la actualidad degradante) todo el sistema que mantiene la vida en la tierra.

El altruismo es el hilo de Ariadna que nos permitirá conectar naturalmente las tres escalas de tiempo, a corto, medio y largo plazo— reconciliando sus demandas. Tomemos algunos ejemplos. Si cada uno de nosotros cultivase más el altruismo, es decir, si tuviéramos más consideración por el bienestar de otros, los financistas, por ejemplo, no se involucrarían en especulaciones salvajes con los ahorros de los pequeños inversores que se han confiado a ellos, sólo para reunir bonos más grandes al final del año. Los financistas no especularían sobre los productos básicos: alimentos, granos, agua y otros recursos vitales para la supervivencia de las poblaciones más pobres. Si tuvieran más consideración por la calidad de vida de quienes los rodean, los que toman decisiones y otros agentes sociales estarían preocupados por la mejora de las condiciones de trabajo, la vida familiar y social, y muchos otros aspectos de la existencia. Se les llevaría a reconocer la división que cada vez es más grande entre los más pobres y los que representan el 1% de la población, pero que controlan el 25% de la riqueza (1).

Según la ONG Oxfam, en 2016, la riqueza acumulada del 1% más rico del mundo superó a la del 99% restante (2). En 2017, el 82% de la riqueza creada en todo el mundo terminó en las bóvedas del 1% más rico, mientras que la mitad de la humanidad no recibió nada (3). Finalmente, podrían abrir los ojos al destino de la propia sociedad de la que se benefician y de la que han construido sus fortunas. Si demostramos más preocupación por los demás, todos actuaremos con la visión de remediar la injusticia, la discriminación y la pobreza. Se nos llevaría a reconsiderar la forma en que tratamos a los animales, reduciéndolos a nada más que instrumentos de nuestra dominación ciega que los transforma en productos de consumo. Por último, si nos preocupamos por el destino de las generaciones futuras, no sacrificaremos ciegamente su bienestar a nuestros intereses efímeros, dejando sólo un planeta contaminado y empobrecido a los que vienen después de nosotros. Por el contrario, trataríamos de promover una economía solidaria que mejore la confianza recíproca y respete los intereses de los demás.

En nuestras sociedades, algunos cambios significativos en la mentalidad favorecían las transformaciones necesarias para el surgimiento de una nueva economía y nuevos estilos de vida y patrones de consumo, que serían a la vez más justos y más responsables hacia nuestro planeta y los seres que viven en ella. Contemplaríamos la posibilidad de una economía diferente, que ahora es defendida por muchos economistas modernos (4), una economía que descansa sobre los tres pilares de la verdadera prosperidad: la naturaleza, cuya integridad debemos preservar; las actividades humanas, que deben florecer; y los medios financieros, que garanticen nuestra supervivencia y nuestras necesidades materiales razonables (5).

Notas

(1) Estas cifras representan la situación en los Estados Unidos.
(2) Una economía para el 1%, Informe Oxfam, 2016
(3) Recompensa de trabajo, no de riqueza, Oxfam Informe, 2018
(4) En particular Dennis Snower, Ernst Fehr, Richard Layard, & Joseph Stiglitz, así como miembros del movimiento GNH (Gross National Happiness) promulgado por Bután y ahora tomado en serio en Brasil, Japón y otros países.
(5) Estos tres pilares corresponden al concepto de "mutualidad" desarrollado por el economista Bruno Roche.