blog

« Crecimiento sagrado », la nueva obra de Marie-Monique Robin

Por Matthieu Ricard el 22 de enero de 2015

Marie-Monique Robin es una ciudadana del mundo y una incansable viajera en búsqueda de conocimientos, de observaciones y de testimonios que aporten un enfoque sorprendente sobre la evolución de nuestra sociedad y sobre la situación de nuestro planeta. Esto le permite extraer lecciones y exponer soluciones constructivas, que son el resultado de sus investigaciones y de sus encuentros con hombres y mujeres visionarios. Dichas soluciones están acompañadas por una denuncia doble: por aquella de las orientaciones aberrantes que están a punto de llevar a la biosfera a sobrepasar los límites sin retorno, y por aquella del egoísmo institucionalizado que alimenta los sistemas financieros y lleva a muchos inversores, así como a las multinacionales, a privilegiar su codicia antes que el bienestar de la población actual y de las generaciones futuras.

« Crecimiento sagrado » (disponible en francés: “Sacrée croissance!” ) está muy bien documentado y da la palabra a las más grandes figuras de la economía ecológica y social, de las ciencias del medio ambiente, de la agro-biología, de las energías renovables, de la economía positiva y de las monedas alternativas.

Al alejarse de los escenarios catastróficos que describen la situación en la que nos encontraremos dentro de medio siglo si continuamos con la sobre explotación del planeta, Marie-Monique Robin prefiere imaginar lo que sería el mundo en veinte años sí, a partir de 20014, los jefes de estado deciden pasar del paradigma indefendible del crecimiento sin fin a una gestión sensata y equilibrada de los recursos naturales.

No nos resta más que esperar que los jefes de estado, así como los responsables de las multinacionales, encontrarán la inspiración gracias a éste elogioso retrato de su valentía y de su sabiduría potencial y que escogerán ésta opción en lugar de la infamia que pesaría sobre ellos mismos, si aceptaran, en completo conocimiento de causa, sacrificar la suerte de las generaciones futuras. Por debilidad, por inercia política y por falta de visión, muchos hombres políticos se preocupan más por las próximas elecciones que por las próximas generaciones. “Ustedes lo sabían, pero no hicieron nada al respecto”, así será el juicio que expresarán nuestros nietos hacia ellos y hacia todos nosotros los electores. A algunos de ellos sentimos ganas de decirles: “Piensen”, a otros: “Escuchen a su corazón”, y a todos: “No esperen a que el sufrimiento esté en sus puertas para actuar al respecto”.

¿« Crecimiento sagrado » será un grito de esperanza en los albores de un renacimiento o el sollozo triste de una noche de catástrofe? “Eso depende de nosotros…” El hecho de haberlo dicho y redicho no disminuye la responsabilidad que nos incumbe. “La inacción de los buenos no es menos dañina que la acción nefasta de los malos”, señalaba Martin Luther King. Una sociedad responsable debe aliar la libertad de obtener su propio bien con la responsabilidad de proteger el de las generaciones futuras.