blog

Ayn Rand: ¿Es este el modelo adecuado para una gran nación?

Por Matthieu Ricard el 15 de agosto de 2017

Mr1578 Db2032 G

Presidente Donald Trump proclama con orgullo que Ayn Rand es su escritora favorita y que admira sus ideas. ¿Qué significa cuando Estados Unidos de América tiene un líder cuyo ideal es promover el egoísmo en la sociedad? Estoy convencido de que el egoísmo hace la vida miserable no sólo para todos los que nos rodean, sino también para nosotros mismos.

Ayn Rand es de hecho un enigma desconcertante. Aunque es prácticamente desconocida en Europa y en el resto del mundo, sigue teniendo una influencia significativa en la sociedad estadounidense. En una encuesta de 1991 realizada por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Atlas Shrugged, su obra principal, fue citada como el libro más influyente después de la Biblia. El presidente Reagan y Alan Greenspan eran conocidos admiradores de Ayn Rand y Paul Ryan y otros políticos republicanos.

Ayn Rand no cree que todos somos fundamentalmente egoístas por naturaleza. Más bien, ella aboga por que debamos ser egoístas si queremos vivir una buena vida. Para ella, el altruismo / compasión es un vicio masoquista que amenaza nuestra propia supervivencia, nos lleva a descuidar nuestra propia felicidad. Según ella, el altruismo no sólo es indeseable, sino que es inmoral. Ella cree que nuestra propia felicidad personal es lo único que importa en la vida, y que al cuidar a los demás nos convertiremos en esclavos y en "animales de sacrificio". Promueve la virtud del egoísmo.

Sus ideas han creado una postura doctrinal para las personas que defienden que ni el gobierno ni nadie más debería pedirnos que nos interesemos por los pobres, los enfermos y los ancianos, y ciertamente la gente no debería ser obligada a pagar impuestos para apoyarlos. Puedes ayudar sólo si te hace feliz, pero no debe ser considerado como un deber social.
La Sra. Rand también ha sido clave en la justificación intelectual de la epidemia de narcisismo que ha estado creciendo en los Estados Unidos durante las últimas dos o tres décadas.

Muchos proyectos de investigación, incluyendo los recientemente conducidos por la psicóloga Barbara Fredrickson, han demostrado que las emociones positivas relacionadas con el amor, la benevolencia y la gratitud pueden remodelar tu vida para mejor. Pueden hacerte más sabio, resiliente, socialmente integrado y más sano. De hecho, cuando estamos conectados con alguien de una manera benevolente positiva, nuestra confianza en esa persona se expande y nuestra relación y lealtad se profundizan. En las propias palabras de Fredrickson, "El amor es nuestra emoción suprema que nos hace sentir plenamente vivos y sentirnos plenamente humanos".

La señora Rand, sin embargo, trae el amor altruista al nivel de un negocio. En Atlas Shrugged, afirma que "el principio del comercio es el único principio ético racional para todas las relaciones humanas. El amor, la amistad, el respeto y la admiración son el pago dado a cambio del placer personal y egoísta que un hombre deriva de las virtudes del personaje de otro hombre.

Las fuentes preferidas de Ayn Rand eran en el mejor de los casos sospechosas. En sus Diarios cita una declaración de William Edward Hickman que dice: "Lo que es bueno para mí es correcto". Su respuesta fue entusiasta: "Esta es la mejor y más fuerte expresión de la psicología de un hombre real que he oído", exclamó. El único problema es que Hickman era un psicópata que cometió múltiples incendios, secuestro de niños y asesinatos.

El argumento principal desarrollado por Ayn Rand es que "el logro de su propia felicidad es el propósito moral más elevado del hombre". Pero creer que el hombre debe ser egoísta para ser feliz es el trágico error de Rand. La experiencia y la ciencia demuestran que el egoísmo extremo que ella defiende es una receta para el sufrimiento, no para la felicidad. Esto, de hecho, parece haber sido el caso de la propia Rand, que fue descrita por aquellos que la conocían bien como arrogante, narcisista, carente de empatía, y bastante infeliz. Sus relaciones con su séquito cercano estaban llenas de animosidad y vengativa y ella despreciaba la gran mayoría de seres humanos como "mediocres, estúpidos e irracionales".

Para hacer frente con éxito a los desafíos de nuestros tiempos, necesitamos tener más consideración por los demás, preocuparnos por su bienestar y actuar con la intención de beneficiarlos. Si fuéramos más considerados con las generaciones futuras, no sacrificaríamos ciegamente el mundo que les entregamos a favor de objetivos cortoplacistas.

Así, el altruismo es el factor determinante de la calidad de nuestra existencia actual y futura. No debe ser relegado al rango de un pensamiento noble y utópico ideado por unos pocos individuos con grandes corazones, mucho menos a un estado mental "inmoral". Debemos tener la visión para reconocerlo y la audacia de decirlo.

Sería tentador descartar a Ayn Rand como carente de empatía y una filósofa menor. Sin embargo, no debemos subestimar la influencia que sigue ejerciendo hoy en muchos sectores de la vida y la política estadounidenses. Por muy desagradables que sean sus puntos de vista, todavía tenemos que ser como un médico que no puede descuidar una enfermedad extraña que se ha convertido inesperadamente en una epidemia, como podemos ver en las mismas personas que gobiernan los Estados Unidos ahora.