blog

Anécdotas de la vida del gran maestro tibetano Gyalse Ngulchu Thogme (1295-1369) - III

Por Matthieu Ricard el 26 de octubre de 2012

En otra ocasión, cuando Ngulchu Thogme rondaba los veinte años, todos los monjes de É se disponían a irse a Chobar cuando Thogme vio a una mujer impedida llorando junto a la puerta principal del ministerio.

Le preguntó qué le sucedía y ella le explicó que estaba llorando porque los monjes se iban a ir dejándola atrás, por lo que no habría nadie para darle limosna. Thogme le pidió que no desesperara y le prometió que volvería a buscarla.

Llevó sus pertenencias hasta Chobar, donde se quedó muy poco tiempo antes de partir de nuevo con una cuerda. Sus amigos le llamaron desde lejos, preguntándole qué estaba haciendo. Thogme respondió que iba a volver a por la mujer, pero no le creyeron.

Sin embargo, cuando volvió a É, se dio cuenta de que no podría llevarse a la mujer y las pertenencas de ésta al mismo tiempo. De modo que primero llevó las ropas y el lecho de la mujer a una cierta distancia y luego regresó a buscarla a ella. Así, trasportando a la mujer y a sus cosas por turnos, finalmente llegó a Chobar.

Sus amigos se quedaron asombrados, pues según dijeron, en un primer momento habían creído que Thogme había ido a buscar leña. Pero lo que había hecho era verdaderamente increíble.

Texto extraído de The Heart of Compassion (La esencia de la compasión), escrito por Dilgo Khyentse Rinpoche, Shambhala Publications