blog

Acerca de la creatividad

Por Matthieu Ricard el 03 de diciembre de 2019

Main Environment Banner

El proceso de la creatividad

Para que se desarrolle la creatividad la mente necesita estar libre del pensamiento automático y habitual que va en círculos. La mente debe permanecer en un estado de apertura, lucidez, flexibilidad, claridad y sabiduría. Esto te permitirá dejar de superponer tus propias proyecciones a la realidad.

Puede surgir una nueva comprensión desde este estado de libertad, independientemente de si estamos buscando respuestas o no. Cuando intentamos resolver un problema matemático o desarrollar una nueva comprensión de la realidad, por ejemplo, el problema o la pregunta persiste en el fondo de nuestra mente. Si, en lugar de tratar laboriosamente de encontrar posibles soluciones con nuestra mente discursiva, simplemente permanecemos en un estado de apertura silenciosa, esto puede permitir que surjan ideas imprevistas. Tales ideas pueden pertenecer al descubrimiento científico, a la creación artística o a nuevas formas de lidiar con las situaciones desafiantes de la vida.

Las trampas de la creatividad

A menudo exploramos los rincones remotos de nuestro paisaje mental habitual con la esperanza de encontrar algo que nunca se haya hecho o dicho antes. Tal proceso no conduce a nada muy original y no agrega nada a uno mismo ni a la humanidad. En cambio, podemos intentar permanecer en un estado de libertad interior que brinde espacio para ver las cosas de nuevas maneras.

Creatividad y transformación interna

Una mente que descansa en un estado de apertura lúcida también puede conducir a una comprensión más clara de la naturaleza de la mente misma. Puede hacernos ver si existe o no un yo verdaderamente existente”. Tal investigación directa nos ayuda a experimentar el mundo bajo una luz completamente nueva.

Si así podemos cerrar la brecha entre la forma en que aparecen las cosas y las cosas, nos liberaremos de la ignorancia básica y, en consecuencia, de las causas del sufrimiento. En la búsqueda de la felicidad, esto se consideraría una creatividad genuina.
En la misma línea, también es creativo romper los límites de la estrecha burbuja del egocentrismo y dejar que nuestra mente se expanda hacia la bondad y la compasión incondicionales.

Creatividad en educación

En el campo de la educación, ser creativo es deshacerse de las teorías arraigadas y mirar las cosas con nuevos ojos, haciendo preguntas básicas como "¿Qué esperamos realmente de la educación?" La educación debería producir buenos seres humanos, pero parece que la mayoría de sistemas educativos no apuntan directamente a alcanzar este objetivo.

Ser creativo en educación implicaría idear nuevas formas hábiles para lograr ese objetivo. Esto puede requerir un salto cuántico hacia la enseñanza de los valores humanos, para ayudar realmente a los niños a desarrollar la atención plena, el amor altruista y la tolerancia, y, por lo tanto, para crear una sociedad más compasiva.